En la actualidad el deporte se ha transformado en una industria, la más popular del mundo, sólo equiparable con la del cine o la moda. Una industria millonaria y compleja, que moviliza recursos por cifras astronómicas, a la vez que despierta pasiones atávicas.

Esta nueva formulación que adquirió la competencia deportiva de algún modo ha decretado “el fin del deporte” tal como lo hemos conocido. Nos hallamos ante el nacimiento de una nueva era, incierta, donde las instituciones deportivas dedicadas al ocio y la recreación se han transformado en potentes grupos económicos, y los clubes de alta competencia se han sumado al mercado como marcas que siguen una dinámica de comercialización y racionalidad empresaria. Por su parte, los jugadores han pasado a ser productos y modelos publicitarios, en tanto los fans o hinchas son el segmento de consumidores predilectos de las empresas.

Como vemos, se trata de un conjunto de factores que acrecienta el poderoso mundo del negocio deportivo, una actividad que crece y crece sin respiro de la mano de eventos a escala global, como el omnipresente fútbol internacional, las Olimpíadas, el automovilismo con las competencias del circuito Nascar, los deportes extremos y de aventura, los Grand Slam de tenis, el Super Bowl, la NBA y el rugby, el golf y el PGA, entre otros muchos eventos y disciplinas deportivas. En este libro Gerardo Molina pasa revista a los nuevos factores que inciden en el mundo de los negocios deportivos, descifrando las claves del marketing moderno.

Asimismo, presenta un plan de marketing deportivo y un programa de patrocinio que será útil como material de consulta. Así, sacando a la luz las nuevas formas de intercambio y contratación entre deportistas, estrellas, patrocinadores y clubes, ofrece al lector herramientas para conocer los principios que rigen hoy el negocio deportivo en el mundo entero.